Drenaje LINFÁTICO MANUAL

Activa tu sistema linfático, limpia el organismo de toxinas y recupera tu bienestar, te sentirás más ligera y mantendrás en forma tu sistema inmunológico.

* Sin peros en la letra pequeña. Valoramos tu caso y puedes probarlo sin coste.

Drenaje linfático corporal manual
¿En qué consiste?

¿Qué es el drenaje linfático manual?

Es un tipo de masaje desarrollado en los años 30 por el Dr. Vodder, inicialmente orientado al tratamiento de edemas post-cirugía y en la actualidad consolidado por sus importantes beneficios estéticos.

Para entenderlo mejor: la circulación linfática es paralela a la venosa, fluyendo por finos capilares desde la parte externa de los tejidos y el espacio intercelular hasta llegar a los ganglios (depuradora) y finalmente la sangre.

El fluido linfático (linfa) transporta partículas más grandes que la sangre y por ello es más denso, mas lento de transportar y fácilmente se estanca. Esta acumulación de linfa ocurre en determinadas zonas de nuestro cuerpo y se manifiesta como hinchazones de tacto blando, son los edemas linfáticos.

Leer más...

El drenaje manual consigue activar el funcionamiento del sistema linfático. Mediante un masaje técnico muy suave, se consigue desplazar la linfa que se encuentra estancada (edema) a lugares linfáticos sanos, después se la acompaña hasta los ganglios para que drene y finalmente vierta al torrente venoso.

La técnica manual consigue hacer desaparecer los hinchazones de acumulación o “retención de líquidos”; la zona recupera su aspecto normal de elasticidad y tersura; nos sentiremos menos pesados y nos moveremos con más facilidad, ya que a nuestros músculos les va a ser más fácil trabajar.

«El masaje que elimina la retención de líquidos«
Su tecnología

drenaje linfático y celulitis

La celulitis es básicamente tejido graso en forma de nódulos entre los cuales hay agua acumulada. El primer objetivo siempre debe ser disolver la grasa, aplicando técnicas que actúen directamente sobre ella, como la cavitación (necesita del agua intercelular), láser lipolítico o radiofrecuencia. Tras la sesión de estas técnicas es el momento para el drenaje linfático manual, que movilizará la nueva sustancia grasa-agua y la sacará por el sistema linfático.

Es importante respetar este orden en los tratamientos anti-celulíticos. Si primero aplicásemos el masaje manual, eliminaríamos el agua, pero la grasa prácticamente quedaría en el mismo sitio. Si después actuamos con las otras técnicas, ya nada forzará el drenaje de los desechos grasos, por lo que la efectividad global del tratamiento será muy baja.

Por otra parte, no deben confundirse los masajes reductores con el drenaje linfático. Aunque ambos mueven sustancias localizadas e incluso coinciden en el mismo lugar, el reductor es mucho más enérgico (amasamiento, rozamiento…) y utiliza activos lipolíticos que actuarán sobre la grasa movilizándola; el masaje drenante se realiza en seco (talco) y es especialmente suave para llegar a estimular el sistema linfático.

En conclusión, el drenaje linfático manual no es por si solo efectivo contra la celulitis, si bien es el complemento indispensable de otras técnicas anti-celulíticas.

¿Qué opción debo escoger?

¿Drenaje linfático o Presoterapia?

La elección de la técnica manual o de la máquina de drenaje linfático (presoterpia), debe realizarse en función de lo que estemos tratando y el beneficio que pretendamos conseguir.

Masaje corporal para drenaje linfático

Zonas de aplicación

Dónde trabajamos el drenaje linfático
Brazos

Los síntomas son inflamación, dolor muscular, sensación de pesadez y el caso más extremo conocido como linfedema de brazos.

 

El linfedema es una acumulación de linfa en esta extremidad como consecuencia de la extirpación quirúrgica de los ganglios de las axilas, habitual en el tratamiento del cáncer de mama. El masaje drenante del linfedema debe ser controlado por el médico y realizado exclusivamente por profesionales formados en drenaje linfático manual y en el tratamiento del linfedema post quirúrgico.

El objetivo del masaje de drenaje, tanto en casos de edemas no patológicos como de linfedema, es reabsorber la linfa acumulada y activar la circulación linfática superficial.

Abdomen

Si los síntomas son distensión abdominal (vientre hinchado), edema, hinchazón, una sensación de plenitud o contracción abdominal, todos apuntan un exceso de líquido linfático en el abdomen.

El drenaje manual reducirá la inflamación y la sensación de plenitud, incluso drenará líquido desde las piernas y los pies si estuvieran hinchados.

Ingles

Las ingles junto con las axilas conforman los grupos ganglionares más importantes del cuerpo humano. La inflamación de los ganglios inguinales viene comúnmente causada por infecciones cerca de esta zona, en su mayoría en los genitales por enfermedades de transmisión sexual, y en menor medida por heridas, lesiones y algunos tipos de cáncer como el de próstata.

Siempre que sea realizado por manos expertas, el drenaje linfático manual en las ingles es un tratamiento terapéutico efectivo para reducir la magnitud del edema linfático.

Pies

La hinchazón de los tobillos y pies genera pesadez en estas zonas. El motivo suele ser insuficiencia circulatoria ocasional que acumula sangre y linfa en los extremos de los miembros inferiores.

 

La retención puede ser originada por causas distintas a un mero trastorno ocasional del retorno venoso, haciendo indispensable que el médico determine su diagnóstico, más aún en casos de hinchazón permanente por insuficiencia venosa grave.

El masaje manual de drenaje permitirá activar eficazmente la circulación linfática de retorno y, con ello, desaparecerán gran parte de estas molestias.

Piernas

La mujer es una candidata a concentrar grasas en típicas zonas como «las cartucheras». El cuerpo intenta solucionarlo mediante la acumulación de agua para facilitar su disolución y es aquí cuando se forma la conocida «retención de líquidos».

Además, con la llegada del calor los problemas circulatorios se hacen más evidentes, las piernas se hinchan, se vuelven pesadas y nos cansamos fácilmente. Hablamos de las conocidas «piernas cansadas» que no es otra cosa que una alteración circulatoria y linfática, habitual en personas que pasan mucho tiempo de pie, embarazadas, …

En estos casos, el drenaje linfático manual es un efectivo tratamiento que activará el sistema linfático de las piernas y reducirá en hinchazón de forma rápida y visible.

«Activa tu sistema linfático, limpia el organismo de toxinas y recupera tu bienestar«
El complemento perfecto

Tratamiento posoperatorio o posliposucción

El drenaje linfático post operatorio es necesario para conseguir una buena evolución de la cirugía reparadora o estética. Se requiere tras la liposucción, abdominoplastia, mamoplastia de aumento (aumento de pecho) y mamoplastia reductora (reducción de pecho), y se aconseja tras cualquier tipo de cirugía estética.

Se tratan los edemas e inflamación postoperatoria, disminuyendo los problemas de mala cicatrización y acelerando la recuperación del paciente.

El protocolo estándar de iniciación y duración de los masajes de drenaje linfático posoperatorio es el siguiente:

Contraindicaciones

Está contraindicado en cáncer no tratado, infección aguda (peligro de propagación por vía linfática), arterioesclerosis, trombosis, flebitis, tromboflebitis, insuficiencia cardíaca descompensada, varices con relieve, asma bronquial, tumores malignos, alergia aguda y patología renal.

Todas estas patologías y algunas otras pueden ser tratadas con prescripción del médico especialista.